Ey,

¿Alguna vez te has detenido a observar la cantidad de personas que caminan con auriculares puestos? Seguro que lo has notado. De hecho, me incluyo en ese grupo. Escuchar música o podcast mientras caminas puede ser muy placentero, ¿verdad? Pero déjame decirte algo: este hábito se ha vuelto un tanto controlador en nuestras vidas.

Me explico. Cuando estamos inmersos en nuestro propio mundo sonoro, estamos desconectados de lo que sucede a nuestro alrededor. Perdemos la oportunidad de conectar con el presente, conocer a personas que nos rodean interactuando con los acontecimientos que ocurren a nuestro alrededor. Tener los sentidos disponibles nos permiten experimentar la belleza única del entorno: la gente que pasa a nuestro lado, los animales que cruzan nuestro camino, la arquitectura que nos rodea, los eventos únicos que se desarrollan en cada momento.

Usar los cascos es como si estuviéramos constantemente alimentando nuestra mente con información procesada, (como la alimentación no saludable) sin permitirnos un momento de apreciación, socialización, silencio o lo que pueda pasar.

Te propongo un reto: la próxima vez que salgas a caminar, déjate los auriculares en casa. Permítete estar completamente presente en el momento, sin distracciones. Observa y escucha lo que te rodea, sumérgete en la experiencia sensorial del mundo que te rodea. ¿Quién sabe qué inspiración podrías encontrar en ese silencio?

Solo quería compartir estas reflexiones contigo. Espero que te sirvan para pensar un poco sobre cómo nos auto aislamos.

Un abrazo

Pd: ¿Necesitas desahogarte, compartir tus alegrías o simplemente charlar sobre la vida? En la pestaña de escucha amiga podemos tener una conversación vía email. Me encantaría conocer tu historia.

Pd 2: Si la pestaña ya no aparece seguramente es porque estoy conversando con un número límite de personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *